contacto@fabiangarella.com.ar

Lecturas para el Alma

Cambio de conciencia

El miedo, la codicia y el deseo de poder son las fuerzas psicológicas que no solamente inducen a la guerra y la violencia entre las naciones, las tribus, las religiones y las ideologías, sino que también son la causa del conflicto incesante en las relaciones personales.

Hacen que tengamos una percepción distorsionada de nosotros mismos y de los demás. A través de ellas interpretamos equivocadamente todas las situaciones, llegando a actuaciones descarriadas encaminadas a eliminar el miedo y satisfacer la ne­cesidad de tener más: ese abismo sin fondo que no se llena nunca.

Sin embargo, es importante reconocer que el miedo, la codicia y el deseo de poder no son la disfunción inherente de la condición humana, sino que son productos de ella.

Leer más

¿Ofendido?

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida. ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren. Y las expectativas las creas
tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias.

Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes porqué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo. Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación.

¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie.

Leer más

El perdón: la puerta hacia la libertad interior

El perdón es la fuerza sanadora más poderosa del universo, y es la puerta hacia la libertad. Pues sólo perdonando a los demás y a ti mismo podrás sentirte libre interiormente.

El perdón proviene del Amor, por eso sólo puedes perdonarte si te amas a ti mismo. Y después de haberte perdonado, sentirás un Amor aún más profundo, el Amor se habrá expandido. Perdonar es el mayor regalo que puedes darte a ti mismo.

A veces tenemos ciertas resistencias a perdonar. Pensamos que si nos perdonamos o perdonamos a alguien, le estaremos quitando importancia a lo sucedido.

Pero en realidad no se trata de perdonar lo que uno mismo o el otro hizo. Se trata de perdonar el por qué actuamos de determinado modo.

Leer más

¿Cómo saber si estás despierto?

El despertar al nuevo paradigma viene acompañado con algunos síntomas.

La pregunta es relevante, porque aún cuando creemos que estamos “concientes y despiertos” después viene la física cuántica y nos muestra que todo lo que vemos alrededor es sólo una interpretación de nuestro cerebro y que estamos más ciegos que murciélago con Rayban.

Así cuando yo veo una mariposa, en realidad estoy colapsando ondas del campo cuántico. Allí no hay ninguna mariposa, pues lo único que hay es energía vibrando a distintas frecuencias que mi aparato perceptual interpreta como un ser alado de colores.

Leer más

Silencio y quietud

Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo.

Tu sentido más interno de ti mismo, tu sentido de quién eres, es inseparable de la quietud. Ése es el Yo Soy que es más profundo que el nombre y la forma.

La quietud es tu naturaleza esencial. ¿Qué es la quietud? El espacio interno o conciencia en el que las palabras de esta página son percibidas y se convierten en pensamientos. Sin esa conciencia, no habría percepción, ni pensamientos, ni mundo.

Leer más

Sanar las Cicatrices

Lo que hace un buen médico cuando alguien tiene una hemorragia severa, es obviamente ponerle sangre, pero no se queda transfundiendo sangre toda la vida; mientras transfunde la sangre cierra la herida. Si queremos sobrevivir en el plano emocional, además de transfundir energía, valor o ánimo es necesario cerrar las heridas y tratar esas cicatrices profundas y sensibles que aún no acaban de sanar.

Las relaciones humanas no se rompen, se desanudan. Cuando rompemos relaciones algo también se rompe dentro de nosotros: perdemos integridad adentro y afuera, pues nos quedamos con la herida del resentimiento que afecta permanentemente nuestra vitalidad. Si desanudamos con paciencia los lazos que nos une , esos lazos jamás se romperán aunque estemos muy lejos; nos llevaremos el regalo de la lección aprendida más que el sentimiento de fracaso que nos amarra al pasado.

Los resentimientos son cicatrices sensibles en tu corazón que generan
úlceras, hipertensión, cáncer, colitis, artritis y muchas enfermedades
crónicas. El nombre y apellido de muchas de las enfermedades que vemos en la práctica clínica es resentimiento, o sea, sentimientos no resueltos o mal reparados porque hubo una ruptura en la relación. No permitan jamás que una relación llegue al extremo de la ruptura que destruye y desintegra; es red de soporte emocional que da sentido a la vida: de la integridad de esa red depende el pronóstico de la salud, la enfermedad y la vida.

Leer más

Creer es Crear

Podemos seguir quejándonos y culpándonos los unos a los otros de la desgracia, y con ello seguir sosteniendo el viejo sistema de creencias que fue el que provocó la realidad que estamos viviendo.

O podemos por fin hacernos responsables de nuestro metro cuadrado, y así iniciar la trans-formación de todo .

Creer es poder crear la realidad.

Podemos seguir divididos entre buenos contra malos, izquierda contra derecha, víctimas contra culpables, y con ello preservar la desunión.

O podemos trascender las diferencias políticas, económicas, sociales, culturales y raciales, para lograr unirnos en un solo corazón.

Creer es poder crear la realidad.

Podemos seguir en guerra contra nosotros mismos. O podemos ponernos en paz.

Creer es poder crear la realidad.

Leer más

Causa y Efecto

Todo lo que existe en el universo se encuentra regido por un poderoso proceso regenerativo, continuo e infinito.

Este proceso, no es más que una Ley Natural muy similar a lo descrito por la Ley de la Conservación de la Energía y la Tercera Ley de Newton.

La Ley de la Conservación de la Energía señala: “No existe ni puede existir nada capaz de crear ni de destruir la energía.” Es decir, la energía al no poder crearse ni destruirse, sólo podrá transformarse, expandirse e intercambiarse.

Por otra parte la Tercera Ley de Newton señala: “Toda acción tiene su reacción igual y en sentido opuesto, toda causa tiene su efecto y a su vez, todo efecto se convierte en causa para nuevos efectos.”

En concordancia con estas leyes, dentro y fuera del Planeta la cantidad de energía siempre ha sido, es y será igual.

Entonces, el ser humano al ser energía, en él también se cumple estas dos leyes que rigen todo lo que existe.

Ellas controlan las acciones humanas, razón por la cual las energías que se estimulan y se activan en cada individuo al accionar con la supuesta libre voluntad, es lo que finalmente determina el destino, la supuesta suerte, el futuro o la mal llamada Voluntad de Dios.

Leer más

Dime cómo abrazas …

El “Instituto de Investigación sobre el contacto” de la Escuela Universitaria de Medicina de Miami ha llevado a cabo más de 100 estudios sobre los efectos del contacto en la recuperación de la salud. Las cifras de los estudios alientan a considerar el abrazo, las caricias y el contacto como una medicina imperial. Las cifras hablan de un mejor y más rápido crecimiento en bebés prematuros, aumento de la analgesia en pacientes con dolor, mejoría de los niveles de glucosa en niños con diabetes, mejoría del sistema inmune en pacientes con cáncer, entre otros efectos constatados.

El abrazo y el contacto son formas esenciales de ofrecer soporte afectivo, es precisamente el soporte afectivo el indicador esencial en estudios masivos sobre epidemiología para explicar la buena salud (muy por encima de la dieta y de los hábitos deportivos). En relación al soporte afectivo el Dr. David Spiegel, de la Universidad de Stanford fue pionero en observar la correlación entre mayor longevidad y apoyo terapéutico grupal en mujeres con cáncer metastático de mama. El estudio estaba destinado a demostrar que expresar sentimientos, sentirse acompañado, tener contacto afectivo mejoraba la calidad de vida y disminuía el dolor. Lo que el estudio sin embargo demostró, para asombro del propio Spiegel, no fue sólo que el dolor se redujo en un 50% sino que las pacientes vivieron el doble (las mujeres del grupo de control vivían un promedio de 18.9 meses, en tanto que las del grupo que recibía terapia de apoyo vivían 36.6 meses).

Leer más