contacto@fabiangarella.com.ar

Lecturas para el Alma

Riquezas espirituales

El mundo entero desea la paz, la libertad. Podemos incluso decir que mucha gente las desea también para los demás. Pero como muy pocos saben dónde encontrarlas y cómo realizarlas, ocurre que, a pesar de todos estos magníficos deseos, la mayoría se sienten desgraciados y hacen también desgraciados a los demás.

Sólo se puede encontrar la felicidad dando prioridad a la vida interior sobre las adquisiciones exteriores. Por supuesto, muchos dirán que ya lo saben: “El dinero no da la felicidad”. Saben que ni los bienes materiales, ni la gloria, dan la felicidad, pero se comportan como si no lo supieran.

Continuamente se preocupan por conseguir una buena situación material. Es por ello por lo que, incluso aunque lo consigan, no serán felices, e incluso harán desgraciados a los demás.

Leer más

El discurso más corto…por Bryan Dyson

El ex Presidente de Coca Cola pronunció este discurso al dejar el cargo de Presidente de la compañía.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire”.

Estas son: – Tu Trabajo, – Tu Familia, – Tu Salud, – Tus Amigos y – Tu Vida Espiritual, y tú las mantienes todas éstas en el aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará.

Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Leer más

Tulku Lama Lobsang: "Cuando alguien ríe, nos abre su corazón"

Médico tibetano. Viaja por todo el mundo impartiendo sus enseñanzas de medicina, psicología y astrología, y curando con las manos y la mirada

–Cuando un paciente viene a su consulta, ¿cómo descubre cuál es su enfermedad?
–Mirando cómo se mueve, su postura, la forma de mirar. No hace falta que me hable ni me explique qué le pasa. Un doctor de medicina tibetana experimentado, solo con que el paciente se le acerque a unos 10 metros, puede saber qué dolencia sufre.

–Pero también escucha los pulsos.
–Así obtengo la información que necesito de la salud del enfermo. Con la lectura del ritmo de los pulsos se pueden diagnosticar un 95% de las enfermedades, incluso psicológicas. La información que dan es rigurosa como la de un ordenador. Pero leerlos requiere mucha experiencia.

–Y después, ¿cómo cura?
–Con las manos, la mirada, y preparados de plantas y minerales.

–Según la medicina tibetana, ¿cuál es el origen de las enfermedades?
–Nuestra ignorancia.

Leer más

La paz para evolucionar

LA PAZ ES UNA CONDICIÓN PARA EVOLUCIONAR

La paz interna es una conditio sine qua non para que el alma evolucione. Sin ella no hay ascensión posible. Es cierto que con las tribulaciones también se puede evolucionar, pero sólo cuando la tribulación ha generado una paz previa. Porque la tribulación y el dolor recibidos sin paz lo único que generan es desesperación. Sin embargo, la paz no genera automáticamente la elevación del alma. La paz es sólo una condición. Hacen falta otros mecanismos y otros elementos para que se dé esta evolución.

Leer más

Atmósfera psíquica

Cada vez con más frecuencia, la gente se queja de que el aire está contaminado: los humos de las fábricas, el gas de los tubos de escape de los coches y la multiplicidad de productos tóxicos que contribuyen a envenenar la atmósfera… Es cierto, pero, ¿qué podemos decir entonces sobre la atmósfera psíquica de la tierra?

La mayoría de los humanos, que viven sin luz, sin amor, sin tener conciencia de sus responsabilidades, pasan su tiempo expandiendo a su alrededor pensamientos y sentimientos tan sombríos, viciados y malsanos que la atmósfera de la tierra se parece a un pantano donde pululan una gran cantidad de bichos que arrojan sus desechos y excrementos en el mismo estanque donde otros deben respirarlos y absorberlos.

Leer más

La felicidad

¿De qué sirve cuando estamos sufriendo preguntar ¿Qué es la felicidad? ¿Podemos comprender el sufrimiento? Somos felices cuando no estamos sufriendo, debemos, pues comprender, qué es el sufrimiento. Pero, ¿Podemos comprender qué es el sufrimiento cuando una parte de nuestra mente está escapando en la búsqueda de la felicidad, de una salida para la desdicha?

¿Qué es lo que buscamos la mayoría de nosotros? ¿Qué es lo que deseamos? Especialmente en este mundo inquieto, donde todos tratan de encontrar alguna clase de paz, de felicidad, un refugio. Es importante, sin duda, averiguar qué es lo que intentamos buscar, qué es lo que intentamos descubrir. ¿No es así? Probablemente, la mayoría de nosotros busca una cierta clase de felicidad, cierta clase de paz, un lugar quizás especial y mágico. En un mundo dominado por la confusión, las guerras, las disputas, las luchas, anhelamos un refugio donde pueda haber algo de paz. Creo que eso es lo que desea la mayoría de nosotros. Y así proseguimos la vida, colgando de un hilo nuestra efímera y frágil felicidad.

Ahora bien, lo que buscamos, ¿Es la felicidad, o buscamos alguna clase de satisfacción, comodidad o conformismo? Hay una diferencia entre felicidad y satisfacción. ¿Puede uno buscar la felicidad? Quizá pueda encontrar la satisfacción, pero es obvio que no podrá encontrar la felicidad. Por lo tanto, antes de entregar nuestras mentes y nuestros corazones a algo que exige una gran dosis de seriedad, atención, reflexión, cuidado, debemos descubrir, ¿No es así? ¿Qué es lo que buscamos, si es felicidad o satisfacción y conformismo?.

Leer más

Somos creadores

El alma también se expresa a través de actividades creativas. Si te dedicas a hacer algo que te encanta y pierdes la noción del tiempo, y si no te preocupas del resultado o de la aprobación externa, le estás dando a tu alma la oportunidad de que se exprese.

Puede ser algo tan sencillo como pintar, cocinar, cuidar de las plantas o escribir algo por el puro placer de hacerlo.

La creatividad le da magia, sentido y color a nuestra vida. Reservar algún tiempo para dejar que nuestra alma se exprese libre y espontáneamente es un hermoso regalo de amor a uno mismo.
Además crear puede ser la meditación más natural y efectiva, si lo haces con el corazón, dejando de lado a la mente, con sus juicios y críticas.

Leer más

El sabio silencio

Un día Buda Gautama pasaba a través de un bosque.
Era un caluroso día de verano y tenía mucha sed. Le dijo a Ananda, su principal discípulo: Ananda, regresa. Cuatro o cinco kilómetros más atrás hemos pasado por un pequeño arroyo.

Tráeme un poco de agua. Llévate mi cuenco de mendicante. Tengo mucha sed y estoy cansado -había envejecido-.

Leer más

Reflexión del Dalai Lama

Un periodista le hizo una entrevista al Dalai Lama. Al entrar en la habitación le preguntó: ¿Qué es lo que más le sorprende de la humanidad?

A lo que él respondió: Que se aburren de ser niños y quieren crecer rápido, para después desear ser niños otra vez.
Que desperdician la salud para hacer dinero y luego pierden el dinero para recuperar la salud.
Que ansían el futuro y olvidan el presente y así no viven ni el presente ni el futuro.
Que viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si nunca hubieran vivido.

Leer más

Las pruebas de la vida

¿Qué es lo que obliga a los alpinistas a emprender la ascensión hacia las cimas más elevadas y de más dificil acceso?
¿Qué es lo que obliga a los deportistas a nadar, a correr, a conducir cada vez más deprisa?
¿Qué es lo que obliga a los jugadores de ajedrez a reflexionar durante horas enteras antes de mover un peón de su tablero?

Nada. Son ellos mismos los que se imponen estos esfuerzos, estos problemas, estas proezas. Y, ¡qué alegría para ellos, cada vez que consiguen una victoria!
¡Cuántas actividades, juegos y competiciones de todo tipo los humanos han inventado así!

Leer más

El enfoque en la vida

Increíblemente los seres humanos tenemos percepciones distintas frente al dolor o a la dicha. Todos actuamos de tal modo que buscamos aumentar nuestro placer y disminuir nuestro dolor.

La percepción que tenemos de las cosas, incluidas el placer y el dolor es diferente para cada persona. Para unos el umbral del dolor, ya sea físico o psicológico, se encuentra en un determinado grado mientras que otra persona puede ser más o menos sensible.

Lo mismo ocurre con el placer. Unos disfrutan con una buena comida y otros comen por obligación. Unos sienten placer al escuchar música clásica mientras que otros no sienten más que aburrimiento. Podemos incluso, por tanto, detestar lo que otro ama, o amar lo que otro aborrece.
Además, desde otro punto de vista, la manera de intentar incrementar nuestro placer o disminuir nuestro dolor puede discrepar sensiblemente de una persona a otra.

Leer más

¿Qué es la riqueza?

A dos grupos de personas se les hizo la pregunta: ¿Qué es la riqueza?

El primer grupo contestó de la siguiente manera:

Arquitecto: “Tener proyectos que me permitan ganar mucho dinero”

Ingeniero: “Desarrollar sistemas que sean útiles y muy bien pagados”

Abogado: “Tener muchos casos que dejen buenas ganacias y tener un BMW ”

Médico: “Tener muchos pacientes y poder comprar una casa grande y bonita”

Gerente: “Tener la empresa en niveles de ganancia altos y crecientes”

Leer más

Para dominar al ego

He aquí siete recomendaciones para ayudarte a trascender esas arraigadas ideas de la vanidad. Todas ellas están destinadas a evitar que te identifiques en una clave falsa con el ego y la vanidad.

1. No te sientas ofendido. La conducta de los demás no es razón para quedarte inmovilizado. Lo que te ofende sólo contribuye a debilitarte. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontrarás cada dos por tres. Es tu ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es. Pero puedes convertirte en degustador de la vida y corresponderte con el Espíritu universal de la Creación. No puedes alcanzar la fuerza de la intención sintiéndote ofendido. Por supuesto, actúa para erradicar los horrores del mundo, que emanan de la identificación masiva con el ego, pero vive en paz. Como nos recuerda A Course in Miracles [Curso de milagros]: «La paz es de Dios; quienes formáis parte de Dios no estáis a gusto salvo en su paz». Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y a la guerra.

Leer más

El camino hacia la luz

Había una vez un hombre que caminaba perdido en el sendero Espiritual.
Estando paseando por el monte, solitario, triste y preocupado de cómo podría ver la luz, oyó una voz que le dijo:
-¿Dónde vas buen hombre?

Un poco asustado al oír aquella voz, contestó:
-Llevo años queriendo ver de una vez la Luz, pero ni la veo ni sé dónde buscarla.

Sonriendo, aquella voz le dijo:
– Hijo mío la luz no se busca, está siempre delante de TI, lo que pasa es que tienes un bosque de árboles entre tú y ella que no te la deja ver.
-¿Quieres decir que los árboles mentales que tengo no me dejan ver la luz?
-Así es, por tanto, has de ir talando todos los árboles que están entre tú y la Luz, pues ellos te impiden verla.
-¿Y cómo puedo hacer eso? – preguntó el hombre.
-Mira, te enseñare como hacerlo, siéntate en la base de ese árbol, mantente en silencio y ve observando los árboles que te rodean y ver talándolos mentalmente todos y cada uno de ellos.

Leer más

La necesidad de querer y ser queridos

Hola, quiero compartirles la historia real que me enteré esta semana. La cuñada de una amiga, una persona solitaria, no se casó, depositó su amor en un gato que amó con locura.

El gato se murió de viejo hace unos cuantos meses y ella se sitió tan mal por ello que dijo desde lo profundo de su ser: sin mi gato no soy nada!!!
Me quiero morir, sin mi gato no puedo vivir.

Y zas, todas las plegarias son escuchadas sin juzgarse. Le dio cáncer, se le ha extendido por todo el cuerpo y esta próxima a morir.

Leer más