contacto@fabiangarella.com.ar

El aparato digestivo

Los conflictos que afectan al aparato digestivo generalmente están relacionados con todo lo que se puede reunir bajo el término genérico de pedazo: el pedazo a atrapar, a ingerir, a asimilar y a eliminar.

· La lengua: el sabor de las cosas. (La vida ya no tiene buen sabor.) Si este musculo se ve afectado, se desarrolla una desvalorización relacionada con el hecho de utilizar la lengua para, por ejemplo, hablar.

· Las encías: (Mi palabra ya no tiene importancia).

· Los dientes: (No tengo derecho a ser agresivo; no me permito ser mordaz).

· El esófago: está formado por dos partes. La parte superior (ectoblástica) corresponde al conflicto: ((Me imponen algo, me atiborran como a un animal y no me apetece lo que me imponen, no puedo aceptarlo pero me veo obligado a tragármelo)); y la parte inferior (endoblástica), que corresponde al conflicto inverso: (Quiero atrapar el pedazo, pero no lo tengo).

· El estomago: está formado por dos partes. La pequeña curvatura: (Contrariedad en el territorio. Me imponen a alguien a quien no puedo tragar). Ulceras. Y la gran curvatura: conflicto de escasez + conflicto indigesto (comportamiento inaceptable).

· El intestino delgado: conflicto de escases (más profundo) + conflicto indigesto.

· El colon: conflicto de (suciedad). Cuanto más profunda es la enfermedad, más grave es el conflicto. En la primera parte del colon, se trata de conflicto de (engaño). Cuanto más cerca al sigmoideo, se trata de (cochinadas), (malas jugadas) marranearías cada vez mas (asquerosas) y (podridas), hasta llegar al sigmoideo y al recto, donde los conflictos son tan desagradables que la única solución es evacuarlos. Existe esta coloración suplementaria de querer evacuar.

· El recto: la parte final (ectodérmica): conflictos de identidad dentro del territorio. ((estoy al límite, mi lugar no está dentro de este territorio.)) (hemorroides en fase de reparación).

· El hígado (masa): un conflicto de miedo a la falta de comida, de lo esencial para sobrevivir.

· El páncreas: tiene la mima colocación que el hígado, pero con un vacio en la parte superior. Son los conflictos más intensos y, a menudo, están relacionados con la familia y el dinero.

· Vías biliares: conflicto de cólera, rencor y justicia.

· El peritoneo: (protección de los intestinos y del abdomen). Miedo por los órganos abdominales.

· El apéndice: dentro del gran tubo que es el aparato digestivo, que va desde la boca al ano, existe un pequeño callejón sin salida: el apéndice. La descodificación de este órgano corresponde a los conflictos de engaño, un pequeño ((castigo)) vivido dentro de un callejón del que no se puede salir. Un ejemplo: una niña sufrió un ataque de apendicitis y estuvo a punto de ser hospitalizada. Mientras su madre le hacía preguntas, ella le confesó el drama que había vivido en clase. Se sentaba en primera fila, porque le gustaba ver bien la pizarra. Al fondo de la clase había un niño muy rebelde y la profesora, para controlar mejor, lo puso en el sitio de la niña, que vio relegada a la última fija de la clase, algo que vivió como un castigo, un acto de alineación contra el que no podía hacer nada. A los pocos minutos, después de haber explicado la historia, el dolor empezó a ir a menos; una hora después, se levanto y empezó a caminar. Al final, no la tuvieron que llevar al hospital.

VOLVER AL INICIO

free vector