contacto@fabiangarella.com.ar

La Desprogramación Biológica

2.12.2011
|

“En este principio de siglo XXI, estamos en pleno descubrimiento de la comprensión científica de las enfermedades físicas y/o psicológicas y del funcionamiento del cerebro en sus estructuras, sus programas y sus posibilidades.”

Consideradas antiguamente como una desgracia, una fatalidad, de algo que nos “agarramos” o de un trastorno interno, las enfermedades y las dificultades de funcionamiento son mejor entendidas hoy en día por numerosos autores científicos de primer línea.

Leer más

Lo que creemos

Tanto si lo creemos como si no, somos nosotros quienes escogemos nuestros pensamientos. Quizás habitualmente pensemos una y otra vez lo mismo, de modo que no parece que estemos eligiendo nuestros pensamientos, pero en su momento hicimos la opción original.

Podemos negamos a pensar ciertas cosas. ¿Cuántas veces te has negado a pensar algo positivo sobre ti mismo? También puedes negarte a pensar algo negativo sobre ti mismo.

La creencia más íntima de todas las personas con quienes he trabajado es siempre: «¡Yo no sirvo para…!» Todas las personas que conozco o con quienes he trabajado padecen, en mayor o menor medida, de sentimientos de culpa o de odio hacia sí mismas. «Yo no sirvo para esto, o no hago lo suficiente para conseguir lo otro, o no me lo merezco», son quejas bien comunes. Pero, ¿a los ojos de quién, o según qué normas no sirves, o no te lo mereces?

Leer más

El miedo – Nelson Mandela

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos inmensurablemente poderosos.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos atemoriza. Nos
preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso y
fabuloso?

En realidad … ¿Cómo podrías no serlo?

Leer más

11/11/2011

Todos hemos atravesado algún momento en nuestras vidas a partir del cual realizamos un gran cambio de dirección. Tal vez haber conseguido un trabajo nuevo o haber quedado sin trabajo, una separación de una relación que llevaba muchos años o el encuentro con la persona que nos acompañará en la vida, la pérdida de un ser querido o el nacimiento de un hijo.

Cualquier situación de la vida ya sea de mucha alegria o tal vez de profundo dolor pueden ser catalizadores de una nueva forma de vivir. Pero solamente “pueden ser”, quiero decir, son una posibilidad. El simple hecho de atravesar una situación importante no garantiza que nos sirva como escalón para superarnos, crecer y vivir mejor.

Leer más

Búsqueda Interior

Fluír…es dejarse conducir por la corriente de la vida sin esfuerzo, con naturalidad.

Pero, ¿qué relación tiene este estado con la espiritualidad, o sea, con la realización de la Divinidad en nosotros? ¿cómo es posible llegar a este estado o al menos crear las condiciones para que se produzca?

Leer más

La alquimia de las relaciones

Muchos manejamos nuestras relaciones en la misma forma en que jugamos al póquer. Hacemos todo lo posible para llevar ventaja. Si eso falla, simulamos. Hacemos creer que tenemos cartas que no tenemos. Engañamos. Mentimos.

Y en tanto éste es el modelo para muchas relaciones en nuestra época postmoderna, no lo es para la Relación Sagrada según se describe en el Manuscrito.

Permítanme poner esto en claro. Las Relaciones Sagradas no son para cualquiera. De hecho, sospecho que hay muchas menos personas capaces o siquiera dispuestas a intentarlo, que personas que prefieren jugar juegos de naipes emocionales.

Este tipo de relación exige máxima honestidad de ambos, uno y su compañero. En vez de esconder las cartas, las ponemos en la mesa todas boca arriba. Todas nuestras esperanzas, todos nuestros miedos, todos nuestros pensamientos celosos o mezquinos, todas nuestras maquinaciones: todo se expone a la clara luz de la consciencia para que nuestro compañero lo vea. Y él o ella debe hacer lo mismo. No va a funcionar si dejamos la puerta de atrás sin llave para escapar mentalmente. No va a funcionar si ambos no son impecablemente honestos uno con el otro.

Leer más

La verdad es un estado del ser

No hay camino alguno que nos conduzca a la verdad, y no hay dos verdades.

La verdad no es del pasado ni del presente, es intemporal; y el hombre que cita la verdad del Buda, de Shankara, de Cristo, o aquel que meramente repite lo que yo digo, no encontrará la verdad, porque la repetición no es la verdad. La repetición es una mentira.

Leer más

Inteligencia Emocional y Flores de Bach

El Dr. Bach, trazó unas descripciones, pinceladas diría yo, sobre algo que veía (personas moviéndose en sus circunstancias) y formuló una sólida propuesta terapéutica. Pero otras miradas en paralelo vieron las mismas cosas y las trabajaron desde otras ópticas.

A mi modo de ver, distintas visiones tienen la potestad de complementarse, si nos tomamos el trabajo de superponerlas sin prejuicios y con objetividad. El resultado de este proceder suele tener resultados sinérgicos, a menudo sorprendentes. En este sentido, esta ponencia es el resultado de una labor que pretende trazar un puente entre el trabajo de dos personas muy importantes, Edward Bach y Daniel Goleman.

Leer más

La paz interior

La mente que está influenciada por el ego siempre tiene problemas. Cuando no hay problemas aparentes, tiene que imaginarlos, y éstos serán tan ficticios como las soluciones que intentará buscar. Por lo tanto, el conflicto en sí es lo que le otorga permanencia al ego y, por consiguiente, a la sensación de la falta de paz.

La paz no proviene del ejercicio de la mente o del pensar común, si no de su descanso, cuando entregamos nuestros juicios y valoraciones a la fuente neutral de la voluntad que también mora en nuestro interior. Si no hay confianza habrá miedo y si hay miedo la paz se experimentará como una ilusión más. La mente se encuentra ahora bajo la jurisdicción del ego, el cual necesita sostener apegos y temores en forma de objetos y personas. Su obsesión por los cuerpos (temporalidad) le asegura la sensación de un mundo desigual e injusto que no le otorga paz.

Leer más