contacto@fabiangarella.com.ar

ego

Los límites de la mente

¿Qué cosas puede hacer el intelecto y qué cosas no puede hacer?
El intelecto puede preguntar, pero no puede responder
El intelecto puede creer, pero no puede crear
El intelecto puede imaginar, pero no puede conocer

¿Disponemos de alguna otra herramienta para acceder al mundo?
Hay una manera de unirse con el mundo que no se realiza a través de las palabras sino de las sensaciones.

Lo que usted llama”ego intelectual”
Un ego que nos engaña haciéndonos sentir de mil maneras no auténticas, inculcándonos gestos y movimientos estereotipados y haciéndonos ver que nuestra piel es nuestra frontera.

¿Cuales son los temores de este ego intelectual?

Leer más

Regresar

Cuando regresas a tu interior después de un largo caminar, observas que ya nada es igual… buscas tanto afuera que terminas agotado e insatisfecho de encontrar solo pompas de jabón que se disuelven con el aire que les toca, así y todo pasas la vida tratando de encontrar la paz o la felicidad en los demás, tratando de proporcionarte esos momentos para poder decir que eres feliz, mas todo se desploma en un segundo, cuando los otros no son lo que tu creías, y en tu mente les edificaste altares y admiraciones…

Leer más

Para dominar al ego

He aquí siete recomendaciones para ayudarte a trascender esas arraigadas ideas de la vanidad. Todas ellas están destinadas a evitar que te identifiques en una clave falsa con el ego y la vanidad.

1. No te sientas ofendido. La conducta de los demás no es razón para quedarte inmovilizado. Lo que te ofende sólo contribuye a debilitarte. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontrarás cada dos por tres. Es tu ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es. Pero puedes convertirte en degustador de la vida y corresponderte con el Espíritu universal de la Creación. No puedes alcanzar la fuerza de la intención sintiéndote ofendido. Por supuesto, actúa para erradicar los horrores del mundo, que emanan de la identificación masiva con el ego, pero vive en paz. Como nos recuerda A Course in Miracles [Curso de milagros]: «La paz es de Dios; quienes formáis parte de Dios no estáis a gusto salvo en su paz». Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y a la guerra.

Leer más

La paz interior

La mente que está influenciada por el ego siempre tiene problemas. Cuando no hay problemas aparentes, tiene que imaginarlos, y éstos serán tan ficticios como las soluciones que intentará buscar. Por lo tanto, el conflicto en sí es lo que le otorga permanencia al ego y, por consiguiente, a la sensación de la falta de paz.

La paz no proviene del ejercicio de la mente o del pensar común, si no de su descanso, cuando entregamos nuestros juicios y valoraciones a la fuente neutral de la voluntad que también mora en nuestro interior. Si no hay confianza habrá miedo y si hay miedo la paz se experimentará como una ilusión más. La mente se encuentra ahora bajo la jurisdicción del ego, el cual necesita sostener apegos y temores en forma de objetos y personas. Su obsesión por los cuerpos (temporalidad) le asegura la sensación de un mundo desigual e injusto que no le otorga paz.

Leer más

Cambio de conciencia

El miedo, la codicia y el deseo de poder son las fuerzas psicológicas que no solamente inducen a la guerra y la violencia entre las naciones, las tribus, las religiones y las ideologías, sino que también son la causa del conflicto incesante en las relaciones personales.

Hacen que tengamos una percepción distorsionada de nosotros mismos y de los demás. A través de ellas interpretamos equivocadamente todas las situaciones, llegando a actuaciones descarriadas encaminadas a eliminar el miedo y satisfacer la ne­cesidad de tener más: ese abismo sin fondo que no se llena nunca.

Sin embargo, es importante reconocer que el miedo, la codicia y el deseo de poder no son la disfunción inherente de la condición humana, sino que son productos de ella.

Leer más

El Miedo y el Amor

Dicen que Amar es una Aventura!

Y si, es una de las aventuras más deliciosas y poderosas. Nacimos
amando, es parte de nuestro diseño original.

Hay dos tipos de amor:

Uno es el que le llaman, Amor desde nuestra esencia real.

El otro es el Amor de la personalidad (o del ego).

Cuando amamos desde la personalidad, queremos estar en control de la relación ante el vértigo de lo desconocido. Eso no es en verdad una aventura ni tampoco será un viaje satisfactorio.

Leer más

El origen del temor

Entrevista – Eckhart Tolle

Pregunta: Mencionaste el miedo como una parte de nuestro subyacente dolor emocional básico. ¿Cómo surge el miedo, y por qué la gente tiene tanto miedo en su vida? Y también, ¿no hay acaso cierto grado de temor que es sólo una sana protección? Si no le tuviese temor al fuego, podría acercar mi mano al fuego y quemarme.

Leer más