contacto@fabiangarella.com.ar

espiritualidad

Expandiendo el amor

Si podemos reconocer que todos somos espejos unos de los otros, entonces tenemos que recordar que este es un camino de ida de vuelta: los demás nos reflejan aspectos de nosotros mismos, pero nosotros también hacemos lo mismo con los demás.
Elegir qué queremos reflejar en los otros es una decisión importante, que deberíamos tomar con sumo cuidado y consciencia.

Leer más

11/11/2011

Todos hemos atravesado algún momento en nuestras vidas a partir del cual realizamos un gran cambio de dirección. Tal vez haber conseguido un trabajo nuevo o haber quedado sin trabajo, una separación de una relación que llevaba muchos años o el encuentro con la persona que nos acompañará en la vida, la pérdida de un ser querido o el nacimiento de un hijo.

Cualquier situación de la vida ya sea de mucha alegria o tal vez de profundo dolor pueden ser catalizadores de una nueva forma de vivir. Pero solamente “pueden ser”, quiero decir, son una posibilidad. El simple hecho de atravesar una situación importante no garantiza que nos sirva como escalón para superarnos, crecer y vivir mejor.

Leer más

¿Me atrevo a ser Feliz?

Amigos del alma, se dice que la felicidad está hecha de pequeños momentos. ¿Qué es entonces el resto del tiempo? ¿la infelicidad más terrible? ¿la rutina más agobiante? ¿el sinsentido?

No. No es así. Hay sí, momentos fuertes y elevados de extrema felicidad; el resto del tiempo, que no necesita llegar a esos picos, debe ser de extrema armonía. Los seres evolucionados, los seres divinos que nos acompañan y enseñan en este camino de despertar espiritual, nos reclaman que seamos felices TODO el tiempo. En cualquier circunstancia.

Esa es la única alternativa real: la felicidad es simplemente ser consciente de quién sos. Conciente de tu divinidad. Saberte destinado a la plenitud. Nos merecemos ser felices porque la felicidad es nuestro destino, la felicidad es nuestra naturaleza, la felicidad es nuestra obligación, la felicidad nos llama permanentemente.

Leer más