contacto@fabiangarella.com.ar

miedo

Vivir de las apariencias

Y.. , si hablamos de las APARIENCIAS?… las personas que viven de ellas, las que usan disfraces diferentes a lo largo de sus vidas, tratando de ganar la aprobación o el cariño de otros… Sin intentar ganarse primeros su misma aprobación, su cariño y ya no pueden definir quienes son en realidad.

¿Sabías que tenemos la responsabilidad y la posibilidad de hacer un inventario esencial de vida para poder conocernos y saber si queremos seguir actuando y viviendo como lo hemos hecho hasta ahora o si, por el contrario, queremos encontrar nuestro verdadero yo, cambiando el aspecto negativo para incorporar algunos hábitos y creencias más positivas a nuestra vida?

Leer más

La mente, el pensamiento y la felicidad

“Todos los cambios son difíciles porque requieren un esfuerzo, un pequeño dolor. Pero la elección está entre este pequeño dolor o el gran dolor de seguir presos de nuestros errores, bloqueos y sufrimiento, y repetirlos a perpetuidad”.

¿De qué hablamos cuando hablamos de la mente?

En occidente se tiende a identificar la mente y el pensamiento, pero no son lo mismo. La mayor parte del tiempo nos dejamos llevar por el pensamiento, reflexionando sobre las cosas, en una reflexión que, generalmente, nos aleja del silencio, la paz, la claridad, que es realmente la naturaleza de la mente.

La felicidad es precisamente no pensamiento. En cualquier momento de felicidad que tengas, observarás que no hay pensamientos. Sin embargo, siempre estamos buscando la felicidad a través del pensamiento; buscando razones, técnicas o estrategias para ser feliz. Cuando, en realidad, para ser feliz sólo necesitas acallar el pensamiento y abrirte.

Sin embargo, aunque en la felicidad no haya pensamiento, ¿el pensamiento sí puede ser una forma de empezar a acercarnos a la felicidad, de comenzar su búsqueda? Un pensamiento adecuado puede ayudarte al principio, aunque sea para destruir con argumentos nuevos los viejos pensamientos que te impiden ser feliz. Pero seguir pensando, sumar pensamientos, no te va a hacer más feliz, sino que puede ir sumando capas que cubren y esconden la felicidad que ya tienes dentro. Puedes usar el pensamiento, al principio, para acabar fuera del pensamiento.

Leer más

El valor del desahogo

Werner Erhard dijo una vez que ‘lo que no se puede desahogar lo gobierna a uno’. Estoy totalmente de acuerdo. La gente nota las cosas telepáticamente, lo quiera o no, así que ni se te ocurra querer engañar a nadie. Además, el cuerpo nunca miente. Y si pretendas que mienta, es muy dañino y doloroso para tu cuerpo.

Leer más

Miedo al compromiso

El miedo al compromiso tiene como fondo el miedo a la entrega, el miedo al amor y a todas sus implicancias. Es muy difícil entregarse verdaderamente…… puede haber una pareja, puede haber un matrimonio de años, y sin embargo puede no haber entrega. Cuando nos entregamos estamos en carne viva, sentimos intensamente y nos acercamos al más preciado tesoro: SER QUERIDOS INCONDICIONALMENTE. Cuando el amor se da en su plenitud y sentimos que todos nuestros aspectos son incondicionalmente aceptados, entramos en un estado de paz que nos ayuda a que nosotros mismos aceptemos todas nuestras partes y podamos experimentar el bienestar de sentirnos finalmente completos.

Leer más

Más allá del miedo

De todas las emociones que sentimos, el miedo es la más destructiva, pues nos paraliza.

Dejamos de hacer un viaje, no nos atrevemos a iniciar una nueva relación, no nos arriesgarnos a dejar lo viejo por algo nuevo que realmente deseamos… El miedo nos bloquea y limita, haciendo que vivamos al mínimo, y que nos sintamos solos y aislados.

El miedo es el recuerdo de algo que sucedió en el pasado y que proyectamos en el futuro. Pero cada momento es único; el pasado ya se fue, y el futuro aún no ha llegado. Lo único real es el presente, y dependiendo de lo que pensemos y sintamos ahora, podemos crear un futuro maravilloso, o todo lo contrario…

Por eso meditar y vivir en el presente es cada vez más necesario.

Leer más

El miedo – Nelson Mandela

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos inmensurablemente poderosos.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos atemoriza. Nos
preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso y
fabuloso?

En realidad … ¿Cómo podrías no serlo?

Leer más

Cambio de conciencia

El miedo, la codicia y el deseo de poder son las fuerzas psicológicas que no solamente inducen a la guerra y la violencia entre las naciones, las tribus, las religiones y las ideologías, sino que también son la causa del conflicto incesante en las relaciones personales.

Hacen que tengamos una percepción distorsionada de nosotros mismos y de los demás. A través de ellas interpretamos equivocadamente todas las situaciones, llegando a actuaciones descarriadas encaminadas a eliminar el miedo y satisfacer la ne­cesidad de tener más: ese abismo sin fondo que no se llena nunca.

Sin embargo, es importante reconocer que el miedo, la codicia y el deseo de poder no son la disfunción inherente de la condición humana, sino que son productos de ella.

Leer más

Creer es Crear

Podemos seguir quejándonos y culpándonos los unos a los otros de la desgracia, y con ello seguir sosteniendo el viejo sistema de creencias que fue el que provocó la realidad que estamos viviendo.

O podemos por fin hacernos responsables de nuestro metro cuadrado, y así iniciar la trans-formación de todo .

Creer es poder crear la realidad.

Podemos seguir divididos entre buenos contra malos, izquierda contra derecha, víctimas contra culpables, y con ello preservar la desunión.

O podemos trascender las diferencias políticas, económicas, sociales, culturales y raciales, para lograr unirnos en un solo corazón.

Creer es poder crear la realidad.

Podemos seguir en guerra contra nosotros mismos. O podemos ponernos en paz.

Creer es poder crear la realidad.

Leer más

Psiconeuroinmunología: Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. ‘Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro.

La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional.

Por eso, “lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”.

Leer más

El Miedo y el Amor

Dicen que Amar es una Aventura!

Y si, es una de las aventuras más deliciosas y poderosas. Nacimos
amando, es parte de nuestro diseño original.

Hay dos tipos de amor:

Uno es el que le llaman, Amor desde nuestra esencia real.

El otro es el Amor de la personalidad (o del ego).

Cuando amamos desde la personalidad, queremos estar en control de la relación ante el vértigo de lo desconocido. Eso no es en verdad una aventura ni tampoco será un viaje satisfactorio.

Leer más

El que vive temiendo

El que vive temiendo nunca sera libre

Por temor de sufrir tu soledad, sufres el tormento de una mala compañía.

Por temor de sufrir el corte de una relacion, sufres por años el infierno de una mala pareja.

Por temor de sufrir el peso de las responsabilidades del adulto, sufres de por vida el pesar de obrar como un niño inválido.

Por temor de sufrir a causa de tus errores, sufres las consecuencias de terrible error de no comprometerte, ni jugarte nunca.

Por temor de sufrir el rechazo de otros, sufres en tu aislamiento y tu desamparo, sin salir nunca hacia el encuentro.

Por temor de sufrir el que alguien no te quiera, sufres por comportarte tan huidiza o posesivamente, que logras que todos huyan y te dejen solo.

Leer más

El origen del temor

Entrevista – Eckhart Tolle

Pregunta: Mencionaste el miedo como una parte de nuestro subyacente dolor emocional básico. ¿Cómo surge el miedo, y por qué la gente tiene tanto miedo en su vida? Y también, ¿no hay acaso cierto grado de temor que es sólo una sana protección? Si no le tuviese temor al fuego, podría acercar mi mano al fuego y quemarme.

Leer más