contacto@fabiangarella.com.ar

miedos

El desapego para la felicidad

Sólo tu, puedes hacerte feliz y todos los momentos presentes lo son porque tú estás en ellos. Y hoy, en el eterno presente, en el aquí y el ahora, tú serás feliz aunque hoy te acompañe esto o lo otro. Y podrás ir pasando de un momento a otro en la vida disfrutándolo plenamente, sin llevar cargas emocionales del pasado. Y como los lirios del campo y los pájaros del cielo estarás libre de preocupaciones viviendo siempre el Eterno presente.
Buda dijo: El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego.

El desapego podría definirse como “carencia de sed”. Piensa en el ánimo de una persona desesperada por la sed y en el de alguien que no la tiene. Observa mentalmente la diferencia. ¿En cual ves paz, tranquilidad, seguridad y en cual lo contrario? Ahora observa el mundo, la infelicidad que hay en torno y dentro de ti. ¿Qué la causa? La situación económica, el desempleo, las guerras, la soledad …
Si observas bien, verás que no es nada de esto, porque si esto se solucionara aparecerían otros temas que seguirían causando la infelicidad.

Leer más

Los miedos del niño interior

Sin importar qué edad tengamos, todos llevamos en nuestro interior a un niño herido.

Ha sido herido por no haber sido amado, o por no haber recibido amor y cuidado del modo que él necesitaba. Uno de los pasos fundamentales para crecer y poder amarnos a nosotros mismos es conocer a nuestro niño interior, y darle ese amor que tanto necesita. De lo contrario, nos comportamos identificados inconscientemente con él, y esto afecta a nuestras relaciones de pareja, con los colegas de trabajo y amigos.

Leer más

Los tiempos internos

Hoy mis reflexiones tratan sobre los tiempos internos.

Hay un tiempo para todo.

Tiempo de pensar, de meditar y tiempo de actuar, de emprender.

Tiempo de sembrar y de cosechar, según reza la Biblia.

En cada aspecto de nuestra vida tenemos que tener la inteligencia emocional, de darnos cuenta cual es nuestro tiempo interno.

Para ello es imprescindible estar conectados con nuestro Ser interior, ese sabio que nos conduce por el camino que más nos conviene en cada momento.

En lo personal, soy principalmente activa, ejecutiva, una de las cosas que más me cuesta es parar y no hacer nada.

Cuando tengo un tema entre manos, ya sea un problema, un proyecto, un deseo, quiero hacer algo al respecto, avanzar, encontrar una solución, dar un paso significativo.

La vida me demostró en varias ocasiones que lo único que debía hacer era precisamente nada.

Leer más