contacto@fabiangarella.com.ar

sufrimiento

Regresar

Cuando regresas a tu interior después de un largo caminar, observas que ya nada es igual… buscas tanto afuera que terminas agotado e insatisfecho de encontrar solo pompas de jabón que se disuelven con el aire que les toca, así y todo pasas la vida tratando de encontrar la paz o la felicidad en los demás, tratando de proporcionarte esos momentos para poder decir que eres feliz, mas todo se desploma en un segundo, cuando los otros no son lo que tu creías, y en tu mente les edificaste altares y admiraciones…

Leer más

Vivir de las apariencias

Y.. , si hablamos de las APARIENCIAS?… las personas que viven de ellas, las que usan disfraces diferentes a lo largo de sus vidas, tratando de ganar la aprobación o el cariño de otros… Sin intentar ganarse primeros su misma aprobación, su cariño y ya no pueden definir quienes son en realidad.

¿Sabías que tenemos la responsabilidad y la posibilidad de hacer un inventario esencial de vida para poder conocernos y saber si queremos seguir actuando y viviendo como lo hemos hecho hasta ahora o si, por el contrario, queremos encontrar nuestro verdadero yo, cambiando el aspecto negativo para incorporar algunos hábitos y creencias más positivas a nuestra vida?

Leer más

Las razones de tu sufrimiento

Querer controlarlo todo.

Desear que las cosas sean como tú quieres.

Aferrarse a lo que no puede ser.

Desear que el pasado sea diferente.

Querer que otros sean como tú quieres que sea.

No aceptarte tal como eres en cada momento.

En resumen, vivir en tu mente y perderte del presente.

– Osho –

Leer más

¿Se puede medir el dolor?

Una de las preguntas mas frecuentes en las consultas está referida a la posibilidad de medir el dolor. Tanto en su extensión en el tiempo como en su intensidad. Por ejemplo: – ¿ Es normal que dure tanto tiempo ? -; o bien – ¿ Es normal que me afecte tanto ? Obviamente que la pregunta no es de respuesta sencilla puesto que a menudo está referido a los temas mas diversos.

Puede ser la pérdida de un ser querido, una separación, una traición, un desencanto. O varias de estas combinadas. Siendo que son tantos escenarios, resultaría imposible determinar la “normalidad” de la duración o la intensidad del dolor.

Leer más

La Honestidad

Ser honesto es ser real, auténtico, genuino. Ser deshonesto es ser falso, ficticio, impostado. La honestidad expresa respeto por uno mismo y por los demás. La deshonestidad no respeta a la persona en si misma ni a los demás. La honestidad tiñe la vida de apertura, confianza y sinceridad, y expresa la disposición de vivir en la luz. La deshonestidad busca la sombra, el encubrimiento, el ocultamiento. Es una disposición a vivir en la oscuridad.

La deshonestidad no tendría ningún papel en un mundo en que imperara la realidad y estuviera habitado por seres humanos plenamente conscientes. Desgraciadamente, debemos de convivir con la deshonestidad. Los humanos, abrigamos una variedad de tendencias e impulsos que no armonizan espontáneamente con la razón. Los seres humanos necesitan práctica y estudio para convertirse en personas benévolas en las que retomar la chispa divina de la que emergimos. En ese intento hacen muchas cosas que la prudencia les aconseja ocultar. Mentir es una “fácil” herramienta de ocultamiento y, cuando se emplea a menudo, pronto degenera en un vicio que arrastra hacia lo contrario.

Leer más

Cómo dejar de sufrir ?

Nuestro marco educativo nos ha condicionado para creer que el sufrimiento es innato al ser humano y, en consecuencia, no hay nada que se pueda hacer salvo adaptarse a él, haciendo uso de nuestra resiliencia. Si prestamos atención, existen muchas frases que hemos heredado de nuestros padres y abuelos y repetimos inconscientemente como si fuesen una verdad inmutable: “la vida es la escuela del dolor” “soy como soy, y a mi edad ya no se puede cambiar”, “el amor es sufrimiento”, “la felicidad es una utopía”, etc.

Creencias que nos sitúan en el inmovilismo, la resignación y la desesperanza. No son sólo frases, es lo que se nos ha transmitido y forma parte de la personalidad con la que interpretamos la vida.

La actitud que mejor puede rescatar las oscuras sombras de nuestro corazón y sacarlas a la luz es la sinceridad, entendida como un hermoso acto de generosidad con uno mismo a través del cual reconocemos que algo no va bien y nos ponemos en disposición de averiguar qué. Y es en ellas, en nuestras sombras, donde están todas las respuestas que necesitamos.

Leer más

El que vive temiendo

El que vive temiendo nunca sera libre

Por temor de sufrir tu soledad, sufres el tormento de una mala compañía.

Por temor de sufrir el corte de una relacion, sufres por años el infierno de una mala pareja.

Por temor de sufrir el peso de las responsabilidades del adulto, sufres de por vida el pesar de obrar como un niño inválido.

Por temor de sufrir a causa de tus errores, sufres las consecuencias de terrible error de no comprometerte, ni jugarte nunca.

Por temor de sufrir el rechazo de otros, sufres en tu aislamiento y tu desamparo, sin salir nunca hacia el encuentro.

Por temor de sufrir el que alguien no te quiera, sufres por comportarte tan huidiza o posesivamente, que logras que todos huyan y te dejen solo.

Leer más

Disolver Conflictos

Todos los seres humanos tenemos dos aspectos que mostrar al mundo:
la cara amable, con todas las cualidades y fortalezas que hemos desarrollado, y el aspecto negativo con todos nuestros defectos, fallas de carácter, e innumerables carencias.

A esto habría que añadir que cuando la parte positiva está muy desarrollada, por lo regular también la sombra es muy poderosa.

La ciencia de la felicidad consiste, en saber alinearse para poder obtener lo mejor que cada ser tiene para dar. Esto se logra solamente cuando somos capaces, de mantener nuestro enfoque, en su lado positivo.

Cuando ocurre lo contrario (percibes reiteradamente sus defectos, no escatimas en la crítica, y rechazas un determinado comportamiento que tú desapruebas) entonces creas la correspondencia exacta para que esa persona descargue en ti toda su negatividad.

Leer más

Te amas lo suficiente?

Desde hace ya algunos años, muchas personas asisten a mis consultas por diversos motivos: padecimientos físicos, enfermedades que se repiten, síntomas sin razones aparentes, desarmonía emocional, desgano, irritabilidad, cansancio, miedos, ansiedad, conflictos con familiares o en el ambiente laboral, etc.

La lista podría ser interminable, pero el camino para encontrar la solución de todas ellas es el mismo e increíblemente sencillo.

Podemos estudiar diferentes filosofías de vida, leer muchos libros de autoayuda, espiritualidad, desarrollo personal o asistir a diferentes seminarios; y encontraremos que la raíz de todas nuestras enfermedades, conflictos y padecimientos es la misma: NO NOS AMAMOS LO SUFICIENTE.

Leer más

El mejor día de tu vida

Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal. Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno. Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas. Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura.

Leer más

Cómo solucionar el sufrimiento emocional

Cuenta la leyenda que en un monasterio budista ubicado en una ladera casi inaccesible de las frías y escarpadas montañas del Himalaya, un buen día uno de los monjes guardianes más ancianos falleció. Le hicieron los rituales tibetanos propios para esas ocasiones, llenas de profundo respeto y misticismo. Sin embargo, era preciso que algún otro monje asumiera las funciones del puesto vacante del guardián. Debía encontrarse el monje adecuado para llevárselas a cabo. El Gran Maestro convocó a todos los discípulos del monasterio para determinar quién ocuparía el honroso puesto de guardián.

El Maestro, con mucha tranquilidad y calma, colocó una magnifica mesita en el centro de la enorme sala en la que estaban reunidos y encima de ésta, colocó un exquisito jarrón de porcelana, y en él, una rosa amarilla de extraordinaria belleza y dijo:

-“He aquí el problema. Asumirá el puesto de Honorable Guardián de nuestro monasterio el primer monje que lo resuelva.”

Leer más