contacto@fabiangarella.com.ar

vivir

¿Podemos cambiar nuestra vida?

12.10.2012
|

¿Podemos modificar las situaciones que vivimos? ¿Hay que resignarse al destino? ¿Existe la felicidad? ¿Qué podemos hacer?

A nadie tomará por sorpresa saber que vivimos en un mundo que pertenece a la dualidad. Existe el bien y el mal, la luz y la oscuridad, todo lo que encontremos en este plano tiene su contrapuesto. Permanentemente estamos eligiendo uno de ellos y rechazando su opuesto, pero los contrapuestos son extremos de la misma cosa y no podemos dividirlo.

Como si fuera una regla, en un extremo se ubica la luz y si recorremos la regla en sentido opuesto encontramos la oscuridad, pero AMBOS son necesarios para que exista la regla ya que si no tuviéramos oscuridad no veríamos la luz y viceversa.

Tomamos arbitrariamente un extremo a partir de nuestras creencias, educación, mandatos familiares o hábitos culturales, pero no quiere decir que el otro extremo deje de existir. Entonces vemos la vida a través de lo que hemos “aceptado” de la realidad y “renegamos” su opuesto.

Como escribió el pensador Español Ramón de Campoamor “Nada es verdad ni mentira, todo depende del color del cristal con que se mira”.

Leer más

Anímate a vivir !!!

Una lágrima sobre la almohada. Pensamientos ensombrecidos. Decisiones y dudas. Mirada perdida, voz apagada. ¿Qué es lo que pasa? Es importante admitirlo: las palabras se tornan oscuras cuando la carga se hace pesada.

Escribo esta carta abierta con la deliberada intención de animarle a vivir. Sí. Leyó bien: “animarle a vivir”. Se dice mucho sobre la vida, pero sin embargo muy pocos llegan a entender – y disfrutar – lo que ella significa.

Leer más

Nacemos para vivir

…”Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos….“

Cuando me marché de mi casa, niño aún, tenía siete años, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida y, el segundo, la libertad para vivirla.

Leer más