contacto@fabiangarella.com.ar

Te amas lo suficiente?

Desde hace ya algunos años, muchas personas asisten a mis consultas por diversos  motivos: padecimientos físicos, enfermedades que se repiten, síntomas sin razones aparentes, desarmonía emocional, desgano, irritabilidad, cansancio, miedos, ansiedad, conflictos con familiares o en el ambiente laboral, etc.

La lista podría ser interminable, pero el camino para encontrar la solución de todas ellas es el mismo e increíblemente sencillo.

Podemos estudiar diferentes filosofías de vida, leer muchos libros de  autoayuda, espiritualidad, desarrollo personal o asistir a diferentes seminarios; y encontraremos que la raíz de todas nuestras enfermedades, conflictos y padecimientos es la misma: NO NOS AMAMOS LO SUFICIENTE.

Seguramente esta pequeña frase no puede ser “comprendida” por nuestra mente como el principal actor en la desarmonía de nuestras vidas, pero por favor, léela nuevamente desde el corazón y con absoluta sinceridad: TE AMAS LO SUFICIENTE ?

Claro que deberíamos comenzar por definir AMOR, no me refiero al amor humano, al querer caprichoso o al ponerme egoístamente delante de los demás.

AMOR del grande, de dar todo sin esperar ningún vuelto (de verdad), el de sentir plenitud por el sólo hecho de AMAR, el que nos transporta sin darnos cuenta a la comprensión, la compasión, el desapego, a la flexibilidad de la fluidez. La fluidez de la aceptación, de la adaptación, del perdón, del cambio.

Y aquí encontramos el propósito, si nos hemos dado cuenta que estamos aquí para aprender, pues bien, al equivocarnos tenemos la posibilidad de cambiar y consecuentemente de incorporar algo nuevo, un rumbo diferente.

Todo el tiempo estamos aprendiendo, si no lo hacemos concientemente, entonces la “vida” se encarga de golpearnos para poder darnos cuenta y cambiar lo que necesitamos en nuestro interior.

Cuantas veces escuchamos: lo de afuera es un reflejo de nuestro interior … pues bien en el momento que hacemos conciente nuestro aprendizaje y cambiamos lo que necesitamos en nuestro interior, la magia aparece y lo de afuera cambia sin ningún esfuerzo de nuestra parte. Los síntomas desaparecen o descubrimos el tratamiento adecuado, los conflictos se diluyen, nos encontramos con personas más afines, nos proponen otro trabajo y todo comienza a fluir nuevamente.

Esto es verdaderamente AMARSE, dejar de hacernos daño con caprichos, creencias y prejuicios rígidos … NOS ESTAMOS HACIENDO DAÑO !! y permitirnos SER honestos con nosotros mismos y CAMBIAR.

El AMOR es la vida, es la maravillosa experiencia de SER FELIZ.

Fabián Garella
Publicado revista El Sendero del Medio (Noviembre/2010)

VOLVER AL INICIO

free vector