contacto@fabiangarella.com.ar

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN AL ORIGEN

Definitivamente las enfermedades, patologías o síntomas como también conductas o emociones que no tienen un origen lógico, son mensajes muy especiales que nos damos a través de nuestro cuerpo.

Podríamos decir que estos mensajes no son más que avisos que nos estamos ofreciendo insistentemente porque vivimos mal y necesitamos “cambiar” el rumbo de nuestras vidas.

Cuanto más severo el mensaje, es mayor la necesidad de hacer algo para reencontrarnos con el equilibrio interior y exterior, que nos lleva a la paz, la armonía y la felicidad.

Somos entonces seres condenados a la felicidad y que cuando nos apartamos de ese camino nos “mensajeamos” para poder retomar el rumbo del bienestar.

El cerebro no distingue el estrés biológico, como por ejemplo escuchar permanentemente una música en un volumen demasiado alto; con el estrés emocional de no soportar escuchar las demandas de una pareja y por lo tanto va a ofrecer el mismo programa de supervivencia para ambos: una hipoacusia temporal o permanente.

El sentido biológico de la enfermedad es ese mensaje. Comprender el código encubierto de un síntoma es interpretar ese mensaje. Luego indefectiblemente la persona debe hacer algo con ese mensaje, es imperativo una modificación para no reincidir en el estrés emocional, debe haber un verdadero y profundo cambio en la vida, entonces seremos espectadores de la “magia” de la sanación.

Fabián Garella (extracto del próximo libro La Decodificación Biológica)

VOLVER AL INICIO

free vector